Cristal Oculto 250m MD- 85º o IV+

19-05-2016

Todavía no hemos empezado la temporada de barrancos, y queda mucha nieve en altura. Se valoran varias alternativas, y al final la idea es ir a un corredor cortito pero lejano, además tenemos el handicap de no saber las condiciones de la vía hasta que no estemos prácticamente en la base, así que nos vamos con los esquís a cuestas y a una mala subiremos al Tendeñera por su ruta normal.

El día anterior pedimos la llave de la pista que sube a la Ripera, donde tras cruzar el río por el mini puente, aparco la furgo en la plana debajo de la cascada de la Ripera.


Pues nada, ya nos ponemos en marcha, en nuestra linea, son las 7.

Porteamos los esquís por encima de la cascada de la Ripera. Seguidamente remontamos el barranco un rato hasta que Luis se aburre y me dice "por aquí se ataja que me acuerdo yo".

Ya se intuye la hondonada en mitad de la foto, hacia allí nos dirigimos, el día pinta muy muy bien.

Ninguna de esas dos canales evidentes es el corredor, que está en la parte izquierda, oculto entre las paredes del Tendeñera.


Ahora si, ya se ve el inicio de la pedazo de cascada de hielo que tiene la vía, veremos que tal la calidad del hielo.


Luisete le da a los dos largos de hielo, con una inclinación de algo menos de 90º, entre 80º-85º andará la cosa. Equiparse antes para no hacer acrobacias, e intentar llegar a la parte izquierda de la pared a montar reunión base.


Reunión intermedia, el sol justo encima no deja ver la progresión del compañero con claridad. Saldrán dos largos de unos 30/40m de hielo. Y uno más de nieve a 55º.


Nieve y hielo en muy buenas condiciones, no suele ser lo común, según opiniones de otros escaladores.

Saliendo del segundo largo.

Último largo, ya bastante más tumbado, que se acerca ya a la arista que nos llevará a la cima.

Recorriendo los últimos metros finales a la cima.


Luis cerca de la cima del pico Tendeñera, de casi 3000m de altura.

Bajamos por la ruta normal, hacia el collado y pasando por toda la cara norte del Tendeñera. Recogeremos los esquís cerca de la base de la vía.

Esquiada hasta el barranco, donde portearemos los esquís para terminar una bonita jornada de montaña.














Esta vía, abierta por Enrique Villasur, Julio Armesto y Salvador López, en el invierno del 95, es una actividad de las que demuestran que en Pirineos también se puede encontrar el alpinismo en soledad. Tan sólo decir que no encontramos absolutamente a nadie en todo el día. Quizás, la pereza de tener que ir hasta la vía a comprobar las condiciones y una zona de acceso largo, hacen que estas vías esten menos masificadas que las de su hermana, la Sierra de la Partacua.

Os paso una reseña del libro Valle de Tena, las 50 mejores escaladas. De dos de los autores de esta apertura Julio y Enrique.

Nuestra escalada fue muy parecida a esta reseña. Dividimos la cascada en dos largos, unos más de nieve a 55º, Las reuniones montadas a la izquierda en precario, la roca no da para más. No encontramos ningún seguro fijo, aunque nos dijeron que existen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario